USO DE LAS MASCARILLAS CAPILARES

Es uno de los productos básicos del cuidado del cabello y, sin embargo, para muchas personas siguen siendo el gran desconocido, a pesar de sus múltiples beneficios: una hidratación y un cuidado extra, mejoran la textura y la suavidad del cabello, incluso en cabellos muy secos y castigados, y lo protegen de futuros daños.  Las mascarillas capilares reconstruyen la parte exterior del cabello, formada por la cutícula y la capa hidrolipídica, lo que refuerza las defensas naturales del cabello. “Las mascarillas, en realidad, no es que sean más eficaces que los suavizantes. Se trata de fórmulas más concentradas

 ¿Cuándo hay que utilizar mascarilla?

Normalmente sometemos a nuestro cabello a muchos factores que lo dañan, tintes, mechas, brushing, piscina, sol, etc., y es especialmente importante la protección. La mascarilla tiene un poder de hidratación y protección intensivo, así que su uso está indicado de forma periódica para contrarrestar el daño que podamos haber causado a nuestro cabello.

¿Cada cuánto tiempo debemos usar la mascarilla?

Debe aplicarse cada tres días o una vez a la semana, aunque en periodos de mayor agresión para el cabello, como durante el verano, puede utilizarse con mayor frecuencia.

¿Cómo hay que aplicar una mascarilla?

Aclare el champú a fondo y retire el exceso de agua con una toalla.

Ponga un poco de mascarilla en su mano según la cantidad de producto que necesite

Extienda la mascarilla entre las manos y haga un suave masaje con las yemas de los dedos desde la raíz hacia la mitad del cabello.

Deje actuar al menos tres minutos y aclare abundantemente con agua hasta eliminar el producto del cabello

¿Influye la longitud del pelo de cara a la aplicación?

Si el cabello es largo, la mascarilla ha de aplicarse desde las puntas hacia la mitad del cabello, dejando de 3 a 4 cm de raíz. Por el contrario, si el pelo es corto, la mascarilla se aplicará sólo en las puntas. En ambos casos, es importante tratar de evitar que la mascarilla entre en contacto con la raíz.

El ritual que necesitas según tu tipo de cabello

  1. El cabello mate y sin brillo, carece de la humedad necesaria y necesita un fuerte aporte frecuente de hidratación. A la hora de elegir el acondicionador es preferible que este sea especial para pelo seco con aceites hidratantes (almendra, argán, oliva), y deberá aplicarse una mascarilla una vez a la semana para restablecer la humedad necesaria, dándole brillo.
  1. El cabello graso, debido al exceso de sebo natural, tiende a quedarse lacio y a brillar demasiado. Para cuidarlo se recomienda lavarlo muy a menudo, con un champú especial para este tipo de pelo, y ni el acondicionador ni la mascarilla deben acercarse a la raíz del pelo durante la aplicación.
  1. Los cabellos normales solo necesitan la aplicación de un acondicionador suave, sobre todo en las puntas, y el uso de mascarilla se limita a una vez al mes.
  1. Si está muy estropeado y seco, utilizaremos la mascarilla a diario hasta que se haya regenerado por completo, sin olvidar que el uso excesivo perjudicará al cabello. Si deseamos teñirlo o moldearlo, bastará con la aplicación de una mascarilla fuerte dos días antes del proceso.

Informaciòn de Hola y Mujer Hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *